Accedé a los textos literarios

viernes, 17 de marzo de 2017

Delmira y Safo
















                   2
Me parece que igual a los dioses
aquel hombre es, el que sentado
frente a ti, a tu lado, tu dulce
voz escucha

y tu amorosa risa. En cambio,
en mi pecho el corazón se estremece.
Apenas te miro,
la voz no viene más a mí,

la lengua se me inmoviliza, un delicado
incendio corre bajo mi piel,
no ven ya mis ojos
y zumban mis oídos,

el sudor me cubre, un temblor
se apodera de todo mi cuerpo y tan pálida
como la hierba no muy lejana de la muerte
me parece estar. . .

Pero todo debe soportarse si así es.

                                    Safo                                                             
La estatua

Miradla, así, sobre el follaje oscuro
Recortar la silueta soberana …
¿No parece el retoño prematuro
De una gran raza que será mañana?

Así una raza inconmovible, sana,
Tallada a golpes sobre mármol duro,
De las vastas campañas del futuro
Desalojara a la familia humana!

Miradla así — de hinojos! — en augusta
Calma imponer la desnudez que asusta! …—
Dios! …Moved ese cuerpo, dadle un alma!

Ved la grandeza que en su forma duerme …
¡Vedlo allá arriba, miserable, inerme,
Más pobre que un gusano, siempre en calma!

Delmira Agustini